El Supremo ha sentado jurisprudencia de forma que termina con los litigios entre los contribuyentes y la Agencia Tributaria, que mantenía que prestaciones por maternidad sí eran rendimientos del trabajo y por ello había que pagar impuesto sobre la renta de las personas físicas.

1. Cómo podemos reclamar.

Se debe solicitar una rectificación de la autoliquidación del IRPF mediante un escrito a la Agencia Tributaria llamado “Solicitud de rectificación de autoliquidación y de devolución de la prestación de maternidad”, pidiendo la devolución de los ingresos indebidos y de los intereses de demora.

2. Quienes pueden reclamar.

Puede reclamar las personas que haya recibido prestaciones por paternidad o maternidad desde el año 2014 ya que la prescripción en el área tributaria opera a los cuatro años.
Pueden ser las madres o los padres que hayan compartido la baja de maternidad.
En el caso de las mujeres autónomas que hayan recibido esta prestación tienen que estar afiliadas y en situación de alta en el RETA además de estar al corriente en el pago de las cuotas mensuales de la Seguridad Social, también pueden reclamar las retenciones tributadas indebidamente.

3. Excepciones.

– Los contribuyentes cuya declaración IRPF haya sido comprobada y modificada habiendo aceptado una autoliquidación firme.

– Los contribuyentes que ya hayan recibido una sentencia o resolución administrativa firme contra la devolución del IRPF.

– En cambio sí se verían beneficiados quienes hayan percibido su prestación antes de 2014 y estén en trámite judicial o de reclamación abierta.

4. Conclusiones de la sentencia.

El alto tribunal ha declarado exentas del IRPF las prestaciones por maternidad percibidas de la Seguridad Social, validando una sentencia anterior del Tribunal Superior de Justicia de Madrid de 2017, considerando que de acuerdo a la ley de este impuesto tienen que estar exentas prestaciones públicas como las de nacimiento, parto o adopción múltiple, adopción, hijos a cargo y orfandad.
Esta resolución solo será aplicable a los pagos de los últimos cuatro años, ya que los anteriores habrían prescrito excepto en los casos en los que se inició un procedimiento de reclamación, en cuyo caso el plazo queda en suspenso.